Los Estandartes de Palma se entregan al Viernes de Dolores

Noticias
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: Promedio: )

Llega la semana de la fe, los símbolos, el furor espiritual y la ilusión por ver un paso o una imagen. Cien penitentes han venerado el Viernes de Dolores, la antesala de la Semana Santa, con la procesión de los Estandartes, la primera que se festeja tras la pandemia.

Tres ‘caperutxes’ de todas las 33 cofradías de Palma portaron sus emblemas, exhibiéndolas frente a un público que se mostró fascinado. Uno llevaba el estandarte y los otros 2 le acompañaban con las encallas.

Las agrupaciones desfilaron por orden de antigüedad. El paseo lo encabezó la mucho más novedosa, Fraternidad Humildad y Paz, construída en 2009. La proseguían los penitentes de la cofradía Jesús del Enorme Poder, antecedida por la del Jesús del Buen Perdón y Nuestra Señora de las Angustias.

Podrá interestarte también este Artículo  El Gobierno salva la ley de vivienda y se encara a una tramitación complicada

Más allá de que, en último rincón no marchó la mucho más vieja, sino más bien la cofradía de Santa Mónica, que cerró la comitiva para conmemorar su vigésimo quinto aniversario. Fue la encargada asimismo de amenizar la procesión con tambores, timbales y trompetas, siendo la única agrupación musical que partipó en el desfile.




14

Procesión de los Estandartes
G. Bosch

Todas y cada una ellas salieron puntuales, a las 17 horas, del convento de Sant Antoniet, en Sant Miquel. Si bien otros años la procesión arrancaba en Caputxins, en esta edición se alteró el punto de acercamiento. Los penitentes llegaron a la plaza Mayor y recorrieron la plaza del Marquès del Palmer, Colom, plaza de Cort y la calle Palau Reial antes de ingresar a la Seu, sobre las 18 horas.

Podrá interestarte también este Artículo  Información de viaje a Mallorca

En la Catedral, las ‘caperutxes’ pusieron sus estandartes en la nave central, preparados hacia el público. La salón salió llenando de leales hasta el momento en que a las 19 horas, tras un sonoro repique de campanas y una solemne actuación del coro, el obispo ofició la eucaristía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.