El infierno de vivir en la calle mucho más estruendosa de Palma

Noticias

Plaza de las Columnas. Son las 9.30 de la mañana del último lunes de febrero. La desembocadura de Nuredduna en la glorieta está en proyectos. Asimismo lo están ciertas calles que confluyen en la plaza. La circulación de la región va a dividir el vecindario entre un eje sin ruidos, verde, pacificado, y el resto de vías mucho más recorridas que jamás (cuando menos por ahora), con media plaza de las Columnas con el tráfico en doble sentido. Un óptimo abultado del vecindario de Pere Garau que radica en Francisco Manuel de los Herreros, en parte de la plaza de las Columnas, en Nicolau de Pacs o Uetam está de pie de guerra contra el Municipio de Palma por las secuelas que les deja la construcción del eje civil de Nuredduna y el desvío de buses y turismos hacia las vías donde tienen sus viviendas. 

«Con el cierre y los cambios, en este momento pasan todos autobuses por Nicolau de Pacs, hay mucho más de media calle que semeja una estación de la EMT», demanda Dolores Montilla. En múltiples instantes de la entrevista, llegaron a estar aparcados en la vía 4 autobuses, 2 de ellos dobles. Aparte de un enorme camión de Mercadona «que sirve al autoservicio que tiene entrada por la calle Uetam y Aragón y que está cada mañana aquí de 8 a 12 cargando y bajando, pues en nuestra calle disponemos el ingreso al almacén», lamenta. A lo largo de la entrevista con los vecinos, el estruendos alcanza a ser tan alto que no queda mucho más antídoto que vocear para comprenderse. «Es que hay que estar aquí un largo tiempo para comprender por qué razón nos quejamos», afirma Dolores, que exhibe el desenlace de la parada del autobús número 4, «aquí se hacen las regulaciones». Por exactamente la misma calle, pasan el número 5, el 16 y la línea nocturna 3. «Antes pasaban por Nuredduna» Quizá circula alguno mucho más, pues a lo largo de la charla con los vecinos se para asimismo el número 7. «¿Qué hace ahí el 7?», exclama agobiada Dolores, que va exponiendo los avisos con las manifestaciones que los vecinos han pegado en las ventanas de sus viviendas. Hay negocios, como una tienda de Roca, «que tienen siempre y en todo momento un autobús enfrente. Y mira la terraza del bar Tropical. Todo lo mencionado les está afectando mucho. Y en el momento en que no caben en la parada, se ponen mucho más atrás, donde hay un paso de cebra, dejándolo sin solamente visibilidad para los turismos, que tienen que pararse y no tienen idea si hay alguien aguardando. Esta calle no está concebida para que esto sea una estación de buses». Según el mapa de zonificación acústica de Palma de 2018, la calle Nicolau de Pacs, que no entró en la región 30, ahora aguantaba por entonces mucho más de 75 decibelios. «Imagínate en este momento con estos cambios del tráfico, o sea un infierno», remarca. Hay que rememorar que la Organización Mundial de la Salud establece el límite máximo en 65 decibelios a lo largo del día y 55 durante la noche. Nuestro Municipio corrobora estos índices en su estudio. Dolores critica fuertemente que el departamento de Medio Ámbito de Cort no llevara a cabo un informe de encontronazo acústico «por el hecho de que el promotor de Nuredduna no lo solicitó. Dudo que en Movilidad sepan qué son los objetivos de calidad acústica. El Plan de Movilidad que acompaña al PGOU tiene treinta y pico ayudantes, pero ninguno de ellos está descrito como técnico de Medio Ámbito», mantiene.

Podrá interestarte también este Artículo  Los billetes de avión a Mallorca son mucho más caros que hace tres años

Buses en la calle Nicolau de Pacs.


«Están estrechando las aceras por las que nosotros paseamos a fin de que logren pasar los autobuses por aquí», critica Mariàngels Reus, señalando las baldosas todas y cada una levantadas. Los vecinos llegaron a colgar avisos de «no talar» en los árboles mucho más arrimados a la calzada. «Nos molesta bastante esto que hacen con el vecindario pues no han tolerado a los vecinos opinar sobre el emprendimiento y hay personas que llevan 70 años radicando aquí», dice.

«Que media plaza de las columnas se transforme en una rotonda de doble sentido es una iniciativa al menos inquietante», añade Dolores.

Podrá interestarte también este Artículo  Recetas mallorquinas

Mariàngels Reus vive sobre la tienda de pollos asados Cánido Xisco. «No solo es que estén estrechando acera, sino asimismo nos quitarán estacionamiento aquí en la plaza a fin de que pasen los buses», apunta. Aparte de la polución ambiental las vecinas asimismo se quejan de que se levantan todos los días con la barandilla de su balcón negra por la polución. 

«Aquí lo que harán es un ensayo que pagaremos costoso todos y cada uno de los vecinos de esta parte. ¿Dónde se vió cerrar media glorieta? ¿Esto pasa en alguna otra localidad?», se pregunta Antònia Solivellas, quien ve poco a poco más clara una frontera con Nuredduna. «Ellos van a ser ciudadanos de primera y nosotros de segunda, eso está claro», apunta.

Podrá interestarte también este Artículo  Estas son las joyas Made in Spain que querrás llevar

Tres vecinas que estuvieron muy atentos el día que el Municipio asistió al vecindario a efectuar en teoría una prueba para poder ver de qué forma podría marchar el tráfico de doble sentido en la plaza de las Columnas afirman que esa prueba no se efectuó. «Sí pusieron una sucesión de discos de no estacionar, estuvieron unos tres cuartos de hora y se fueron», testimonia Marita Marco. «Yo llegué a oír a los de la EMT en el momento en que acabaron, por el hecho de que se encontraba por aquí poniendo la oreja, y comentaron que los giros de los autobuses eran inviábles», reproduce. «Le escribí al regidor del distrito diciéndoselo pero él me mencionó que la prueba había ido estupendamente».

«Lo que deseamos es que el Municipio nos escuche, pero que sea una escucha activa. Y que nos informe, nos enteramos de las cosas por Flipau amb Pere Garau.  Si en este momento disponemos un nivel de estruendos molesto, por el hecho de que cada 2 minutos pasan buses, creemos que en verano no vamos a poder ni abrir una ventana. Además de esto, en Nicolau de Pacs contamos el inconveniente de la obtenida de basuras: en esta calle hay 4 puntos con 4 géneros de contenedores. En suma, son 16 agarradas de basura del día a día», afirma Marita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *