Cientos de ciudadanos colapsan estaciones de servicio y mercados de Mallorca por los altos costes y el temor a la escasez de alimentos

Noticias

La psicosis por los altos costos de los carburantes y el temor a la escasez de alimentos por el aviso de huelga nacional en el transporte por carretera, que la patronal balear ahora dejó claro que no va a secundar, provocaron ayer largas colas en las estaciones de servicio de la isla y un acopio desordenado de alimentos y modelos de primera necesidad en las tiendas que no se recordaba desde el principio de la pandemia, en el tercer mes del año de 2020.

Con los costes de los carburantes completamente disparados en Mallorca, las estaciones de servicio más asequibles registraron a lo largo de todo el día largas colas de automóviles en pos de comburente a un precio mucho más competitivo, una práctica que con los aumentos diarios recientes puede sospechar para el cliente un ahorro medio de 5,92 euros al completar el depósito de gasolina 95 y de hasta 9 euros en la situacion del diésel.




14

La psicosis por los altos costos de la gasolina hace largas colas en las estaciones de servicio de Mallorca
Miguel Vicens

Podrá interestarte también este Artículo  La expansión del covid cae a niveles anteriores a la explosión de ómicron

Las estaciones de servicio mucho más económicas de Mallorca vendían ayer el litro de gasolina 95 a 1,789 euros. Y las mucho más caras, a 1,969 euros. En la situacion del diésel, el valor mucho más económico del litro se ubicaba a 1,704 euros. Y el mucho más costoso a 1,959 euros. Todo ello tras una semana donde los costes experimentaron en la isla un alza de 20 céntimos en la gasolina 95 y de 35 céntimos en la situacion del diésel, con una previsión para la próxima semana de récord absoluto, sobre los 2 euros el litro en los dos casos.

Minutos tras las 19.00 horas mucho más de 30 turismos esperaban para repostar en los surtidores de la estación de servicio de Son Rapinya. Y pasadas las ocho se desataba la disparidad en la calle Hort de les Ànimes de Palma, al lado de Ikea, con rotondas colapsadas para entrar a los surtidores de ámbas estaciones de servicio de la región, Shell y la low-cost Coche Netoil, que ayer batió su récord y recibió mucho más de 2 mil automóviles para repostar, dentro familias que asistían con todos y cada uno de los turismos de la vivienda, en el momento en que su afluencia frecuente pese en alza de los comburentes es de 1.400 automóviles.

Podrá interestarte también este Artículo  Placer denuncia la exclusión del descuento

Rafael Matas, presidente de la Asociación de Distribuidores de modelos Petrolíferos, declaró ayer a RTVE en Baleares que los «costos del litro de comburente sobre 2 euros (que se registran en estaciones de servicio de Ibiza, son trágicos para la economía y provocarán un efecto muy grave sobre la inflación». Y añadió que, por esta razón, la asociación que encabeza ha pedido al Gobierno una reducción del IVA de los hidrocarburos al 10%.

Mercados con aparadores vacíos y el mensaje alarmista de WhatsApp

Estanterías vacías en el autoservicio Mercadona de sa Cabaneta Gabriel Rodas


Las colas para llevar a cabo acopio de alimentos y modelos de primera en las tiendas tuvieron otra explicación, aparte del temor por el aviso de huelga nacional en el transporte por carretera desde el lunes. Un audio sin detectar de un supuesto transportista corrió como la pólvora por WhatsApp entre los ciudadanos. 

Podrá interestarte también este Artículo  Datos al 16 de junio

«Nos encontramos movilizando a todo Cristo y si nos tiene éxito el primer día de la semana no se desplaza ni Dios», adviertió el mensaje. «Vamos a denegar Palma y todos y cada uno de los pueblos. Se marcha a liar bastante. Con el gasoil a 2 euros la semana próxima esto no lo puede abonar absolutamente nadie y los transportistas menos. Conque pasad el mensaje y haced acopio pues no llegará comida al Mercadona hasta el momento en que nos bajen los costos». 

Dicho y hecho. Los aparadores de la compañía de distribución en el autoservicio de sa Cabaneta, en Marratxí, prácticamente agotaron todas y cada una de las existencias de carne y verduras, y en otros mercados de la isla la afluencia de ciudadanos asimismo se disparó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *